Página principal

 

  Biblioteca Séneca
  Incunables
  Siglo XVI
  Siglo XVII
Investigación
  Tesis
Divulgación
  Mapas
Didáctica
De interés



Búsqueda en InterClassica


Universidad de Murcia
Vidas paralelas - Temístocles

 

Que fué hombre de gran caudal, lo dicen algunos á causa de su liberalidad: porque siendo ostentoso en hacer sacrificios, y esplendoroso en agasajar sus huéspedes, para esto necesitaba tener abundantemente que gastar: otros, por el contrario, le acusan de escaso y mezquino, diciendo que vendía las cosas de comer que le regalaban. Sucedió con Filides, criador de caballos, que le pidió un potro, y como éste no se lo diese, le amenazó que en breve le habia de volver su casa caballo de madera; dándole á entender que 1e suscitaria acusaciones y pleitos entre los de su familia. En la ambicion y deseo de gloria excedió á todos, tanto que siendo todavía jóven, á Epicles el de Hermione, guitarrista muy obsequiado de los Atenienses, le pidió muy encarecidamente que tañese en su casa, ambicionando que allí concurriesen muchos en su busca. Habiéndose presentado en Olimpia, quiso competir con Cimon en banquetes, en tiendas, y en todo lo que era brillantez y aparato; mas los Griegos no se lo llevaron á bien: porque á éste, todavía jovencito y de una casa distinguida, creían que aquello podia tolerársele; mas á aquél, que no era conocido por su linaje, y que les parecía se iba elevando más de lo que á su mérito y facultades correspondia, teniánselo á vanagloria. Fué declarado vencedor, puesto al frente de un coro de trágicos, contienda en que ya entónces se ponía gran diligencia y esmero; y por esta victoria puso una lápida con esta inscripcion: «Temístocles Freario presidia el coro; Frinico los instruyó; era arconte Adimanto.» Llegó, sin embargo, á poner de su parte á la muchedumbre, ya hablando á cada uno de los ciudadanos por su nombre, teniéndolos de memoria, y ya mostrándose juez inflexible en los negocios de los particulares: así, á Simónides de Quio, que hallándose de General le pidió una vez una cosa fuera de lo justo, le respondió: «Ni tú serías buen poeta si cantaras fuera de tono, ni yo un magistrado cual conviene si hiciera gracias contrarias á la ley.» Otra vez chanceándose con el mismo Simónides, le dijo que en dos cosas obraba sin juicio: en zaherir á los de Corinto, que habitaban una gran poblacion, y en hacerse retratar, teniendo una cara tan fea. Al fin, elevado ya, y congraciado con la muchedumbre, hizo que prevaleciese su faccion, y que por el ostracismo saliese Arístides desterrado.


 
Volver
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2022 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.
 
 
Contenido
Temístocles

          1-20
               1
               2
               3
               4
               5
               6
               7
               8
               9
             10
             11
             12
             13
             14
             15
             16
             17
             18
             19
             20
        21-32