Página principal

 

  Biblioteca Séneca
  Incunables
  Siglo XVI
  Siglo XVII
Investigación
  Tesis
Divulgación
  Mapas
Didáctica
De interés



Búsqueda en InterClassica


Universidad de Murcia
Vidas paralelas - Temístocles

 

Para esto en primer lugar, teniendo los Atenienses la costumbre de repartirse el producto de las minas de plata del monte Laurio, se atrevió é solo á proponer, perorando al pueblo, que convenia dejarse de aquel repartimiento, y con aquellos fondos hacer galeras para la guerra contra los Eginetas. Era ésta entónces la guerra de más entidad en la Grecia, y los Eginetas eran por el gran número de sus naves los dueños del mar: así fácilmente vino al cabo de ello Temístocles, no nombrándoles los Atenienses á Daro ó los Persas, porque éstos estaban léjos, y no podia infundirles un miedo bastante poderoso su venida, sino valiéndose con arte y oportunidad del encono y enegima que habia con los Eginetas para aquellos preparativos. Construyéronse, pues, con aquel dinero cien galeras, que sirvieron despues en el combate contra Jerges. De allí á poco atrayendo y como impeliendo la ciudad hácia el mar, con manifestarles que las tropas de tierra ni áun eran suficientes para hacer frente á los vecinos, cuando sobresaliendo en las fuerzas de mar, se defenderían de los bárbaros y podrían dominar la Grecia, consiguió hacerlos, segun la expresion de Platon, de soldados inmobles, navegantes y marinos; y áun con esto dió márgen al dicho injurioso que se divulgó contra él, de que habiendo quitado de la mano á los ciudadanos la lanza y el escudo, los habia atado al banco y al remo. Salió con estas cosas, no obstante que tuvo por contradictor á Milciades, segun refiere Estesimbroto. Si con ellas perjudicó ó no al órden y buen sistema de gobierno, esta es investigacion de más alta filosofía; pero que la salud le vino á la Grecia del mar, y que aquellas galeras volvieron á levantar á la ciudad de Atenas de sus ruinas, además de otros argumentos lo reconoció el mismo Jerges; pues con tener intactas todas las tropas de tierra, huyó al punto despues de la derrota de sus naves, como que no habia quedado en estado de pelear: y si dejó á Mardonio, más fué en mi concepto para impedir a los Griegos su persecucion, que no para que los sujetase.


 
Volver
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2022 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.
 
 
Contenido
Temístocles

          1-20
               1
               2
               3
               4
               5
               6
               7
               8
               9
             10
             11
             12
             13
             14
             15
             16
             17
             18
             19
             20
        21-32