Página principal

 

  Biblioteca Séneca
  Incunables
  Siglo XVI
  Siglo XVII
Investigación
  Tesis
Divulgación
  Mapas
Didáctica
De interés



Búsqueda en InterClassica


Universidad de Murcia
Vidas paralelas - Temístocles

 

Muy pronto y con mucho ardor pareció haberse aplicado Temístocles a los negocios públicos, y muy vehemente se mostró tambien su anhelo por la gloria; por la cual aspirando desde luego á distinguirse, se sobrepuso con intrepidez á los odios de los poderosos, y que ocupaban el primer lugar en la ciudad; y más especialmente luchó con el de Arístides el de Lisimaco, que en todo le hacía siempre oposicion; sin embargo de que la enemistad con éste tuvo al parecer un motivo y origen del todo pueril: porque ambos habian estado enamorados del hermoso Estesileo, natural de Teyo, segun la relacion de Ariston el Filósofo, y desde entónces siempre estuvieron tambien encontrados en las cosas públicas. Contribuía además para hacer mayor esta oposicion la desemejanza en la vida y en las costumbres; porque siendo Arístides dulce y bondadoso por carácter, y gobernando, no con la mira de congraciarse ni con la de adquirir gloria, sino con el deseo de lo mejor, atendiendo únicamente á la seguridad y á la justicia, se veia precisado á contradecir á cada paso á Temístocles, que en las más cosas se llevaba tras sí á la muchedumbre y la arrastraba á grandes novedades, y á detenerle con esto en sus progresos: pues se dice que era tan sediento de gloria y tan amante de las cosas grandes, precisamente por ambicion, que verificada, siendo todavía jóven, la batalla de Maraton contra los bárbaros, y celebrándose el mando de Milciades, se le veia andar por lo comun muy pensativo allá entre sí, pasar las noches sin hacer sueño, rehusar los acostumbrados convites, y decir á los que admiraban esta mudanza, y le hacian sobre ella preguntas, que no le dejaba dormir el trofeo de Milciades. Porque cuando los demas miraban como fin de aquella guerra la derrota de los bárbaros en Maraton, á los ojos de Temístocles no era sino principio de mayores combates, para los que él ya se ungia de antemano en defensa de toda la Grecia, y ejercitaba á los Atenienses, esperando muy de lejos lo que iba á suceder.


 
Volver
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2022 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.
 
 
Contenido
Temístocles

          1-20
               1
               2
               3
               4
               5
               6
               7
               8
               9
             10
             11
             12
             13
             14
             15
             16
             17
             18
             19
             20
        21-32