Página principal

 

  Biblioteca Séneca
  Incunables
  Siglo XVI
  Siglo XVII
Investigación
  Tesis
Divulgación
  Mapas
Didáctica
De interés



Búsqueda en InterClassica


Universidad de Murcia
Vidas paralelas - Pericles

 

Pericles ya desde jóven se iba con mucho tiento con el pueblo, porque en la conformacion del rostro era muy parecido á Pisistrato el tirano; y los más ancianos admiraban en él, cuando le oian hablar, lo dulce de la voz y la volubilidad y prontitud de la lengua por la misma semejanza. Siendo además expectable por su riqueza y su linaje, y teniendo amigos de mucho poder, de miedo del ostracismo ninguna parte tomaba en las cosas de gobierno; pero en los ejércitos se acreditaba de valeroso y arriscado. Cuando ya murió Arístides, Temístocles fué condenado, y Cimon estaba constantemente con la escuadra fuera de la Grecia, se fué Pericles aproximando al pueblo con tal arte, que tomó la causa de la muchedumbre y de los pobres, en vez de la de los pocos y los ricos, no obstante que su carácter nada tenia de popular; sino que temeroso, á lo que parece, de caer en sospecha de tiranía, y observando que Cimon era aristocrático y muy preciado de lo mejor de la ciudad, se puso del lado de los muchos, labrando así su seguridad propia, y formando contra este un partido poderoso. Aun en lo relativo al método de vida tomó desde entónces otro sistema; porque parece que para él no habia en la ciudad otro camino que el de la plaza pública y el consejo: ¡de tal modo dió de mano á los convites para festines, y á toda clase de reunion y concurrencia! Así en todo el tiempo que mandó, que fué muy largo, no se le vió concurrir á convite alguno en casa de ningun ciudadano, sino únicamente en la boda de su primo Euruptolemo, en la que estuvo hasta las libaciones, y luego se levantó. Porque las concurrencias llevan mal todo lo que es altivez, y es muy difícil en la familiaridad conservar aquella gravedad que da opinion. Mas en la verdadera virtud, lo más loable es lo que más se manifiesta al público, y en los hombres buenos nada hay tan admirable para los de afuera como lo es su vida cotidiana para los de su casa; pero éste, huyendo respecto del pueblo la costumbre y el fastidio, no se le presentaba sino como escatimándose, ni hablaba en todo negocio, ni siempre se mostraba al público, sino que reservándose para los casos de importancia, como de la nave de Salamina dice Critolao, las demas cosas las ejecutaba por medio de sus amigos ó de oradores de su partido; de los cuales se dice que era uno Efialtes, que fué el que debilitó la autoridad del Areópago, escanciando á los ciudadanos, segun expresion de Platon, una grande ó inmoderada libertad; con la que el pueblo, como caballo sin freno, segun que se lo echan en cara los poetas cómicos,

No tuvo á bien mostrarse ya sumiso,
Sino morder osado á la Eubea,
Y hacer insultos á las otras islas.


 
Volver
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2022 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.
 
 
Contenido
Pericles

          1-20
               1
               2
               3
               4
               5
               6
               7
               8
               9
             10
             11
             12
             13
             14
             15
             16
             17
             18
             19
             20
        21-39