Página principal

 

  Biblioteca Séneca
  Incunables
  Siglo XVI
  Siglo XVII
Investigación
  Tesis
Divulgación
  Mapas
Didáctica
De interés



Búsqueda en InterClassica


Universidad de Murcia
Vidas paralelas - Pericles

 

Ni sólo este fruto sacó Pericles de su comunicacion con Anaxágoras, sino que parece haberse hecho con ella superior á la supersticion, que infunde terror en los efectos meteóricos y naturales á los que ignoran sus causas, y en las cosas divinas á los que con ellas deliran, y se asustan por falta de experiencia; pues la ciencia física la disipa inspirando en lugar de una supersticion tímida y vana, una piedad sólida, acompañada de las mejores esperanzas. Cuéntase que trajeron una vez á Pericles la cabeza de un carnero que no tenía más de un solo cuerno; y que Lampon el adivino, luégo que vió el cuerno fuerte y firme que salía de la mitad de la frente, pronunció que siendo dos los bandos que dominaban en la ciudad, el de Tucidides y el de Pericles, seria de aquel el mando y superioridad en el que se verificase aquel prodigio; pero Anaxágoras, abriendo la cabeza, hizo ver que el cerebro no llenaba toda la cavidad, sino que formaba punta como huevo, yendo en disminucion por toda aquella hasta el punto en que la raíz del cuerno tomaba principio. Por lo pronto Anaxágoras fué muy admirado de los que se hallaron presentes; pero de allí á poco lo fué tambien Lampon, cuando desvanecido el poder de Tucidides, recayó en Pericles todo el manejo de los negocios públicos. Mas á lo que entiendo, ninguna oposicion ó inconveniente hay en que acertasen el físico y el adivino, y que atinase aquél con la causa, y éste con el fin; siendo de la incumbencia del uno el examinar de dónde y cómo provenia, y del otro pronosticar á qué se dirigia y qué significaba. Los que son de opinion de que el hallazgo de la causa es destruccion de la señal, no reparan en que juntamente con las señales de las cosas divinas quitan las de las artificiales y humanas: el ruido de los discos, la luz de los faros, el puntero de los relojes de sol, cada una de las cuales cosas por artificio y disposicion humana es signo de otra. Mas esto quizá es más bien asunto de otro tratado que del presente.


 
Volver
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2022 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.
 
 
Contenido
Pericles

          1-20
               1
               2
               3
               4
               5
               6
               7
               8
               9
             10
             11
             12
             13
             14
             15
             16
             17
             18
             19
             20
        21-39