Página principal

 

  Biblioteca Séneca
  Incunables
  Siglo XVI
  Siglo XVII
Investigación
  Tesis
Divulgación
  Mapas
Didáctica
De interés



Búsqueda en InterClassica


Universidad de Murcia
Vidas paralelas - Pericles

 

La ciudad, puesta la atencion en la guerra, habia tanteado á los demas generales y oradores, y como en ninguno hallase contrapeso, ni dignidad correspondiente á lo arduo del mando, deseosa ya de Pericles, le llamó para la tribuna y para el mando de las tropas; mas hallábase desalentado y encerrado en su casa por el duelo, y fué preciso que Alcibiades y otros amigos le convencieran para que se presentase. Dió excusas el pueblo de su desconocimiento y olvido, y él volvió á encargarse de los negocios: nombrósele general, é hizo proposicion para que se abrogase la ley sobre los espurios, que él mismo habia introducido ántes, para que por falta de sucesion no se acabase su casa y se extinguiera su nombre y su linaje. Lo que hubo acerca de esta ley fué lo siguiente: floreció por largo tiempo ántes Pericles en el mando, y teniendo hijos legítimos, como se ha visto, propuso una ley para que sólo se tuviera por Atenienses á aquellos que fuesen hijos de padre y madre ateniense. Como luégo el rey de Egipto hubiese enviado de regalo para el pueblo cuarenta mil fanegas de trigo, habiéndose de repartir á los ciudadanos, por esta ley se movieron á los espurios muchos pleitos, que hasta allí habian estado olvidados y en descuido; y áun muchos fueron calumniosamente vencidos; de manera que llegaron hasta muy cerca de cinco mil los que resultando no tener la calidad, fueron vendidos; y los que permanecieron con los derechos de ciudadanos por haber sido declarados Atenienses subieron á catorce mil y cuarenta. Sin embargo, pues, de que era muy duro que una ley de tan gran poder contra tal muchedumbre fuese abrogada por el mismo que ántes la habia propuesto, el infortunio presente, venido sobre la casa de Pericles como castigo de aquel orgullo y vanagloria, quebrantó los ánimos de los Atenienses; los cuales, conceptuando que contra aquél se habia declarado la ira de los Dioses, y la humanidad pedia se le diese consuelo, vinieron en que su hijo espurio fuese escrito en su propia curia, y tomase su nombre. á este más adelante, habiendo sido vencido en la batalla de Arginusas, el pueblo le hizo dar muerte, juntamente con los otros sus colegas de mando.


 
Volver
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2022 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.
 
 
Contenido
Pericles

          1-20
        21-39
             21
             22
             23
             24
             25
             26
             27
             28
             29
             30
             31
             32
             33
             34
             35
             36
             37
             38
             39