Página principal

 

  Biblioteca Séneca
  Incunables
  Siglo XVI
  Siglo XVII
Investigación
  Tesis
Divulgación
  Mapas
Didáctica
De interés



Búsqueda en InterClassica


Universidad de Murcia
Vidas paralelas - Pericles

 

Con todo, á Pericles nada de esto le hizo fuerza, sino que sufriendo resignadamente y en silencio los baldones y el odio, y enviando al Peloponeso una armada de cien naves, él no se embarcó; y ántes prefirió quedarse en casa, teniendo siempre pendiente la ciudad de su mano hasta que los Peloponenses se retiraran. Para halagar á la muchedumbre, mortificada generalmente con aquella guerra, lo distribuyó dineros, y decretó un sorteo de tierras: porque arrojando á todos los Eginetas, repartió la isla entre los Atenienses á quienes cupo la suerte. Érales asimismo de consuelo lo que á su vez padecían los enemigos: porque los que con sus naves costeaban el Peloponeso habian talado gran parte del país y las aldeas y ciudades pequeñas; y por tierra, invadiendo él mismo el territorio de Megara, lo arrasó enteramente. Así, aunque los enemigos habian causado gran daño á los Atenienses, como ellos no le hubiesen recibido menor de éstos por la parte del mar, era bien claro que no habrian prolongado tanto la guerra, y ántes habrían tenido que ceder, como desde el principio lo habia predicho Pericles, si algun mal Genio no se hubiera declarado contra el humano discurso. Ahora por primera vez sobrevino la calamidad de la peste, y se ensañó en la edad florida y pujante. Afligidos por ella en el cuerpo y en el espíritu, se irritaron contra Pericles; y enfurecidos contra él con la enfermedad como contra el médico ó el padre, intentaron ofenderle á persuasion de sus contrarios, que decian haber producido aquel contagio la introduccion en la ciudad de tanta gente del campo, á la que se habia precisado en medio del verano á apiñarse en casas estrechas y en tiendas ahogadas, teniendo que hacer una vida casera y ociosa, en vez de la libre y ventilada que llevaban ántes; de lo cual era causa quien recogiendo dentro de los muros durante la guerra toda la muchedumbre que ocupaba la region, y no empleando en nada aquellos hombres, los tenia encerrados como reses, dando lugar á que se inficionaran unos á otros, sin proporcionarles respiracion ó alivio alguno.


 
Volver
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2022 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.
 
 
Contenido
Pericles

          1-20
        21-39
             21
             22
             23
             24
             25
             26
             27
             28
             29
             30
             31
             32
             33
             34
             35
             36
             37
             38
             39