Página principal

 

  Biblioteca Séneca
  Incunables
  Siglo XVI
  Siglo XVII
Investigación
  Tesis
Divulgación
  Mapas
Didáctica
De interés



Búsqueda en InterClassica


Universidad de Murcia
Vidas paralelas - Pericles

 

Despues de esto, como estuviese ya fermentándose la guerra del Peloponeso, persuadió al pueblo que enviaran auxilio á los de Corfú, molestados con guerra por los de Corinto, y que se anticiparan á tomar una isla poderosa en fuerzas marítimas, miéntras todavía los del Peloponeso no se les acababan de declarar enemigos. Decretado por el pueblo aquel auxilio, dió el mando á Lacedemonio, hijo de Cimon, con solas diez naves como para desacreditarle, porque habia sido siempre la casa de Cimon afecta á los Lacedemonios: por tanto, para que si Lacedemonio durante su mando no hacía nada notable y digno incurriera todavía más en la sospecha de laconismo, le dió tan pocas naves y le hizo marchar mal de su agrado. Estaba además repugnando siempre á los hijos de Cimon, como que áun en los nombres no eran legítimos Atenienses, sino extranjeros y peregrinos, llamándose uno Lacedemonio, otro Tesalo y otro Eleo; y todos ellos parece que fueron tenidos en una mujer árcade. Hablábase mal contra Pericles á causa de estas diez galeras, porque siendo pequeño socorro para los que le pedían, daba grande pretexto de queja á los contrarios: envió, por tanto, á Corfú más naves, las cuales llegaron despues del combate. A los Corintios, indispuestos ya por estas causas con los Atenienses, y que los estaban acusando en Lacedemonia, se agregaron los de Megara, dando la queja de que eran excluidos de todo mercado y de lodos los puertos donde dominaban los Atenienses, contra el derecho de gentes y lo convenido entre los Griegos. Tambien los Eginetas, que se creian agraviados y ofendidos, se lamentaban al oido ante los Lacedemonios, no atreviéndose á acusar abiertamente á los Atenienses. Al mismo tiempo Potidea, ciudad sujeta á los Atenienses, aunque colonia de los Corintios, habiéndose rebelado, y hallándose sitiada, fué otra causa que precipitó la guerra. Con todo se enviaron embajadores á Atenas, y el rey de los Lacedemonios Arquidamo procuraba traer á concierto los capítulos de acusacion, templando tambien á los aliados; y por los demas motivos no se hubiera roto la guerra con los Atenienses, si se les hubiera podido persuadir que abrogasen el decreto contra los de Megara y se reconciliasen con ellos; y como Pericles, obstinado en su oposicion á los Megarenses, hubiese sido el que más resistencia hizo y el que más acaloró al pueblo, de aquí es que á él sólo se le hizo causa de esta guerra.


 
Volver
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2022 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.
 
 
Contenido
Pericles

          1-20
        21-39
             21
             22
             23
             24
             25
             26
             27
             28
             29
             30
             31
             32
             33
             34
             35
             36
             37
             38
             39