Página principal

 

  Biblioteca Séneca
  Incunables
  Siglo XVI
  Siglo XVII
Investigación
  Tesis
Divulgación
  Mapas
Didáctica
De interés



Búsqueda en InterClassica


Universidad de Murcia
Vidas paralelas - Pelópidas

 

Caton el mayor, como algunos celebrasen desmedidamente á un hombre de arrojado y atrevido en las cosas de la guerra, les advirtió que habia gran diferencia entre tener en mucho la virtud, y tener en poco el vivir: perfectísimamente á mi entender. Militaba con Antígono un varon muy resuelto, pero endeble y flaco de cuerpo: preguntóle, pues, el Rey la causa de estar descolorido, y le confesó que padecia una enfermedad oculta. El Rey, manifestándole su aprecio, dió órden á los médicos para que no omitiesen nada en su asistencia y remedio; pero curado por esta diligencia aquel valiente, ya no era arrojado ni pronto en los combates, tanto, que Antígono se lo echó en cara, admirándose de semejante mudanza; y él no le negó la causa, diciéndole: «Tú, oh Rey, eres quien me has hecho ménos determinado librándome de aquellos males por los que menospreciaba la vida» á este mismo propósito dijo un Sibarita hablando de los Esparciatas, que no hacian mucho en morir en la guerra para salir de tanto trabajo y de tan mal trato como se daban. Mas si entre los Sibaritas, enmollecidos con el regalo y el deleite, de los que por celo y amor de la virtud no temian la muerte podia decirse con razon que aborrecían la vida, para los Lacedemonios era acto de virtud el vivir y el morir con ánimo alegre, segun aquel epicedio:

Porque, segun se dice, mueren estos
No reputando un bien la vida ó muerte;
Sino el que la virtud presida á entrambas:

pues ni el evitar la muerte es reprensible, cuando no se quiere vivir afrentosamente, ni el exponerse á ella es laudable, si se hace por tener en poco el vivir. Así Homero á los varones osados y belicosos los hace siempre salir bien armados y defendidos á los combates; y los legisladores de los Griegos castigan al que pierde el escudo, y no al que arroja la espada y la lanza: enseñando con esto que primero es no recibir daño, que causarlo á los enemigos; y que esto es lo que cada uno debe tener presente; pero en especial el que manda en una ciudad ó en un ejército.


 
Volver
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2022 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.
 
 
Contenido
Pelópidas

          1-20
               1
               2
               3
               4
               5
               6
               7
               8
               9
             10
             11
             12
             13
             14
             15
             16
             17
             18
             19
             20
        21-35