Página principal

 

  Biblioteca Séneca
  Incunables
  Siglo XVI
  Siglo XVII
Investigación
  Tesis
Divulgación
  Mapas
Didáctica
De interés



Búsqueda en InterClassica


Universidad de Murcia
Vidas paralelas - Cleomenes

 

Luégo que se hizo de dia proscribió Cleomenes á ochenta ciudadanos, que entendió convenia saliesen desterrados, y quitó las sillas de los Eforos, á excepcion de una que dejó para dar él mismo audiencia en ella. Congregó en seguida junta del pueblo, con el objeto de hacer la apología de las disposiciones tomadas, en la que dijo: que por la institucion de Licurgo á los reyes se asociaban los ancianos, y por largo tiempo estuvo así gobernada la república, sin que se echase de ménos ninguna otra autoridad. Más adelante, prolongándose demasiado la guerra contra los Mesenios, y no pudiendo los reyes atender á los juicios por estar ocupados en los ejércitos, fueron elegidos algunos de sus amigos, para que quedaran en su lugar y acudieran á ellos los ciudadanos; y éstos fueron los que se llamaron Eforos. Al principio no eran más que unos ministros de los reyes; pero despues poco á poco se atrajeron la autoridad, sin que se echara de ver que iban formándose una magistratura propia; de lo que es indicio que áun hoy cuando los Eforos llaman al Rey la primera y segunda vez, se niega á ir; y llamando la tercera, se levanta y acude al llamamiento; y el primero que extendió y dió más fuerza á esta magistratura, que fué Asteropo, no la ejerció sino muchas edades despues. Y si hubieran usado de ella con moderacion, sería lo mejor sufrirlos; pero habiendo tentado hacer nula la autoridad patria con un poder pegadizo, hasta el punto de proceder contra los mismos reyes, desterrando á unos, dando á otros muerte sin que preceda juicio, y amenazando á todos los que desean ver restablecida la excelente y divina constitucion de Esparta, esto ya es inaguantable. «¡Y ojalá hubiera sido posible, añadió, desterrar sin sangre las pestes que se han introducido en Lacedemonia, á saber: el regalo, el lujo, las deudas, el logro y otros males más antiguos todavía que éstos, la pobreza y la riqueza; porque en tal caso me tendria por el más dichoso de los reyes en curar á la patria sin dolor como los médicos; pero ahora no puedo ménos de obtener perdon, de la necesidad en que me he visto, del mismo Licurgo, que sin ser rey ni magistrado, sino un particular que se proponia obrar como rey, se presentó en la plaza con armas; de manera que el rey Carilao se refugió al templo; mas como fuese justo y amante de la patria, tomó luégo parte en las disposiciones de Licurgo, y admitió la mudanza del gobierno; pero ello es que el mismo Licurgo dió con su conducta testimonio de que es difícil mudar el gobierno sin violencia y terror; y áun yo he empleado los medios más suaves y benignos que he podido, no haciendo más que quitar los que podian ser estorbo á la salud de Lacedemonia; y en beneficio de todos los demas hago la propuesta de que sea comun todo el territorio, de que se libre á los deudores de sus obligaciones, y de que se haga juicio y discernimiento de los forasteros, para que hechos Esparciatas los mejores de ellos, salven la república con sus armas, y no veamos en adelante con indiferencia que la Laconia sea presa de los Etolios é Ilirios por falta de quien la defienda.»


 
Volver
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2022 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.
 
 
Contenido
Cleomenes

          1-20
             22
             23
             24
             25
             26
             27
             28
             29
             30
             31
             32
             33
             34
             35
             36
             37
             38
             39
             40
             41
        21-39