Página principal

 

  Biblioteca Séneca
  Incunables
  Siglo XVI
  Siglo XVII
Investigación
  Tesis
Divulgación
  Mapas
Didáctica
De interés



Búsqueda en InterClassica


Universidad de Murcia
Vidas paralelas - Cleomenes

 

Acudiendo los Aqueos á Argos otra vez con el objeto de la junta, y bajando de Tegea Cleomenes, tenian todos grande esperanza de que se verificaria la paz; pero Arato, que en los puntos más capitales estaba ya convenido con Antígono, temiendo que Cleomenes lo llevara todo á cabo, reunió al pueblo, y áun se puede decir que lo violentó, y queria que tomando Cleomenes trescientos rehenes se presentara solo en la junta, ó que conferenciaran fuera junta al gimnasio llamado Cilarabis, pudiendo entónces venir con tropas. Al oirlo Cleomenes se quejó de que se le hacía injusticia, pues que debian habérselo dicho desde el principio, y no desconfiar entónces, y hacerle retroceder cuando ya habia llegado á sus puertas; y habiendo escrito sobre este incidente una carta á los Aqueos, que era en la mayor parte una acusacion de Arato, y llenádole á su vez Arato de improperios ante la muchedumbre, se retiró al punto con su ejército, y al mismo tiempo envió á los Aqueos un heraldo denunciándoles la guerra (no á Argos, sino á Egio, como dice Arato), para no dar lugar á que pudieran prevenirse. Grande fué entónces la turbacion de los Aqueos, inclinándose las ciudades á la rebelion; de parte de la plebe, porque esperaba el repartimiento de tierras y la abolicion de las deudas, y de parte de los principales, porque les era molesto Arato, y áun algunos habian concebido ir contra él porque les traia los Macedonios al Peloponeso. Alentado por tanto con estos sucesos Cleomenes invadió la Acaya; y en primer lugar tomó á Pelene, cayendo sobre ella de improviso, y echó de allí á los que la guarnecian juntamente con los Aqueos. En seguida atrajo á su partido á Feneo y Penteleo; y como los Aqueos por temor de que se hubiera fraguado alguna traicion en Corinto y Sicione hubiesen enviado la caballería y las tropas auxiliares desde Argos para custodia de estas plazas, miéntras ellos bajaban á Argos á celebrar los juegos Nemeos, esperando Cleomenes lo que era en realidad, que llena la poblacion de los concurrentes á la fiesta y de espectadores, si iba allá de sorpresa sería mayor la turbacion, condujo de noche su ejército hasta el pié de las murallas; y tomando el punto inmediato al Escudo que dominaba el teatro, lugar ágrio y poco accesible, los sobrecogió de tal manera que nadie se movió á la defensa, sino que admitieron guarnicion, le entregaron veinte ciudadanos en rehenes, y se hicieron aliados de los Lacedemonios para militar á las órdenes de Cleomenes.


 
Volver
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2022 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.
 
 
Contenido
Cleomenes

          1-20
             22
             23
             24
             25
             26
             27
             28
             29
             30
             31
             32
             33
             34
             35
             36
             37
             38
             39
             40
             41
        21-39