Página principal

 

  Biblioteca Séneca
  Incunables
  Siglo XVI
  Siglo XVII
Investigación
  Tesis
Divulgación
  Mapas
Didáctica
De interés



Búsqueda en InterClassica


Universidad de Murcia
Vidas paralelas - Cleomenes

 

Él era maestro de todos, poniéndoles á la vista como un ejemplo de sobriedad su propio tenor de vida; en la que nada habia de exquisito, de artificioso ó de extraordinario que le distinguiese de los demas, lo que le dió grande influjo en los negocios de la Grecia. Porque los que tenian que negociar con los otros reyes, no tanto se maravillaban de su riqueza y su lujo, como se incomodaban con su altanería y su orgullo, recibiendo con gravedad y aspereza á los que á ellos acudian. Mas los que se presentaban á Cleomenes, que en realidad era y se llamaba rey, al ver que no tenía para el servicio de su persona ni púrpura, ni preciosas ropas, ni ricos escaños, ni muebles, y uno para conseguir su audiencia no habia que vencer dificultades, ni el obstáculo de muchedumbre de pajes, de porteros y secretarios, sino que él mismo salia en persona á que le saludasen, vestido como cualquiera particular, hablando á los que tenian negocios y entreteniéndose con ellos festiva y humanamente, todos le aplaudian y amaban, diciendo que él sólo era verdadero descendiente de Hércules. Para su cena cotidiana no habia más de tres escaños, y era muy parca y muy espartana; pero si convidaba á embajadores, ó tenía huéspedes, entónces se ponian otros dos escaños, y los sirvientes usaban para las mesas de algun aparato más; no tampoco en exquisitos guisados, ni en pastas, sino en cuidar de que los manjares estuviesen más abundantes, y el vino fuese de mejor calidad: así es que afeó á un amigo, el que habiendo dado de comer á unos huéspedes, les hubiese puesto el caldo negro, y la torta de que en sus banquetes cívicos usaban: porque decia que se habia de cuidar de no ser con los huéspedes tan rigurosamente espartanos. Levantada la mesa se traia un trípode, en que habia un lebrillo de bronce lleno de vino, dos ampollas de plata de cavida de dos cotilas  La cotila griega se dijo en la Vida de Nicias que era un poquito ménos de medio cuartillo de la medida castellana.

y algunos vasos de plata en muy corto número; con lo que bebia el que queria, y al que lo repugnaba no se le alargaba el vaso. No habia música ni hacía falta: porque él mismo alegraba aquel rato con su conversacion, ya haciendo preguntas, ó ya refiriendo acaecimientos, sin que en sus discursos se notase una solicitud desagradable, sino más bien cierta festividad graciosa y urbana. Porque el modo con que los otros reyes cazaban á los hombres, cebándolos y corrompiéndolos con dinero y con dádivas, creia que sobre ser injusto era mal entendido; y al reves, el atraerlos y ganarlos con pláticas y discursos sencillos y graciosos le parecia lo más honesto y lo más digno de un rey: porque en nada se diferencia el jornalero del amigo, sino en que éste se adquiere con la conducta y el trato, y el otro por dinero.


 
Volver
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2022 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.
 
 
Contenido
Cleomenes

          1-20
             22
             23
             24
             25
             26
             27
             28
             29
             30
             31
             32
             33
             34
             35
             36
             37
             38
             39
             40
             41
        21-39