Página principal

 

  Biblioteca Séneca
  Incunables
  Siglo XVI
  Siglo XVII
Investigación
  Tesis
Divulgación
  Mapas
Didáctica
De interés



Búsqueda en InterClassica


Universidad de Murcia
Vida de los doce Césares - Tito Flavio Domiciano

 

Hecho odioso y temible á todos, sucumbió al fin bajo una conspiración de sus amigos, de sus libertos íntimos, y basta de su esposa. Hacia mucho tiempo que tenía presentimientos acerca del año y del día en que había de morir, y hasta sobre la hora y el género de muerte. Desde su juventud le habían predicho Caldeos todas las circunstancias; y viéndole un día su padre rechazar en la mesa un plato de setas, se burló de él en alta voz, diciéndole que más bien debla temer al hierro, si conocía su destino. Siempre inquieto y temeroso por la menor sospecha experimentaba espantosos terrores; y el principal motivo que le impidió hacer ejecutar el edicto mandando cortar las viñas, dícese que fué la lectura de cierto escrito extendido por Roma, en el que se encontraban estos dos versos:

Κἢν με φάγης ἐπι ῤίζαν ὂμως ἐτι καρποφορήσω,
Ὂσσον ἐπισπεῖσαι Καἱσαρι θυομέν  ¡Bah! corta todas las cepas; no impedirás que quede bastante vino para beber en tus funerales.
.

El mismo temor le hizo rehusar un honor extraordinario que imaginó el Senado, que le conocía ávido de este género de distinciones: consistía este honor, según el decreto, en que «cuantas veces fuese cónsul, caballeros romanos designados por suerte le precederían, revestidos con la trabea y la lanza militar en la mano, entre los lictores y batidores.» A medida que se acercaba el momento del peligro, sentía Domiciano redoblar su espanto. Hizo guarnecer la galería en que paseaba de esas piedras trasparentes llamadas phengitas , cuya superficie pulimentada, reflejando los objetos, le permitía ver todo lo que pasaba á su espalda. Ordinariamente no interrogaba á los prisioneros más que solo y en secreto, y hasta tenía en las manos el extremo de sus cadenas. Con objeto de demostrar á los que le servían que nunca debe atentarse á los días del amo, ni siquiera con buena intención, condenó á pena capital á su secretario Epafrodito, que pasaba por haber ayudado á Nerón, abandonado entonces de todo el mundo, á darse la muerte.


 
Volver
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2018 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.
 
 
Contenido
Tito Flavio Domiciano

          1-20
               1
               2
               3
               4
               5
               6
               7
               8
               9
             10
             11
             12
             13
             14
             15
             16
             17
             18
             19
             20
        21-23