Biblioteca Digital Séneca

Edición y comentario de las obras de Solino (Colección de Hechos Memorables) y de Pomponio Mela (Corografía)
Comentario de
Sebastian Münster
Impresor
Michael Isingrin y Henrico Petri
Biblioteca de procedencia
Universidad de Murcia
Lugar y año de edición
Basilea, 1538
Contenido

Abrir contenido

Para la correcta visualización debe tener habilitadas las ventanas emergentes en su navegador y tener instalado Adobe Flash Player
Datos complementarios

Esta edición de 1538 contiene dos obras escritas en latín sobre Geografía y Etnografía, las de Cayo Julio Solino (finales del siglo III d.C) y Pomponio Mela (Tingentera, siglo I d.C.) con sus respectivos comentarios.

Cayo Julio Solino vivió, probablemente, a finales del siglo III d.C. Su obra, denominada en primer lugar Collectanea rerum memorabilium, va precedida de una carta-dedicatoria a un destinario sin identificar (Advento). Luego, el propio autor quizás, añadió otra carta anunciando el cambio de título de su obra por el de Polyhistor. Nada conocemos de sus datos vitales; únicamente que su trabajo bebe profusamente de la Historia Natural de Plinio el Viejo y de la Corografía de Pomponio Mela; en menor medida Suetonio, Lucano y otros autores tienen presencia en ella. A Solino lo leyeron Amiano, Marciano Capella, Agustín, quizás Servio el comentarista de Virgilio y es citado por Prisciano e Isidoro de Sevilla. La notoriedad que alcanzó se deduce de los casi trescientos manuscritos de los que hay noticia, que Mommsen agrupó en tres familias, discutiéndose sobre la posibilidad de un único arquetipo. Muchas de las curiosidades enciclopédicas narradas se divulgaron en los bestiarios medievales y en las numerosas ediciones posteriores en latín. La obra vio la imprenta en Roma en 1473 y, en el mismo año, en Venecia, editada por N. Jenson.

Solino comienza su tratado por la Urbs, la ciudad de Roma, luego realiza una amplia digresión sobre el hombre, su nacimiento y personajes dignos de mención para, a partir de la Península itálica y sus islas, bordear hacia el oriente el Mediterráneo: Grecia, Macedonia, islas, describiendo no sólo lugares propiamente geográficos, sino animales (boas, lobos), minerales, costumbres de los pueblos, etc. Al tratar del Helesponto y el Bósforo habla de los delfines; costea describiendo el Ister (Danubio), el Borístenes (Dnieper); narra curiosidades de los pueblos escitas y otros (arimaspos, hiperbóreos, arinfeos) así como múltiples noticias sobre minerales (esmeralda, cristal de roca) y animales (tigres, panteras...). Desde el océano septentrional gira hacia el oeste tratando Germania, Galia, Helvecia, Britania e Hispania. Salta el estrecho y describe África y sus maravillas hacia el oriente: Mauritania, Numidia, África (leones, hienas, serpientes); pueblos limítrofes de los nasamones, como los garamantes, otros pueblos remotos de Libia; Egipto y el Nilo. Continúa por Arabia, el monte Casio y Judea; Escitópolis, toda Asia Menor hasta Bitinia y las costas pónticas; Asiria y el origen de los perfumes así como otros árboles, el río Oxo y sus pueblos; los seres y la India (ríos, animales y árboles). Desde Tapobrane por la costa índica, golfo Pérsico, Partia y Babilonia regresa al Océano Atlántico para cerrar su obra con las Islas Afortunadas (Canarias).

Pomponio Mela sitúa en su obra, al final de libro segundo, el lugar de su nacimiento en el sur de la Península Ibérica, en la costa gaditana; sin embargo la localidad que en esta ocasión corresponde a Melaria (Tarifa), ha sido muy debatida y corregida, y, siguiendo la autoridad del arquetipo, se acuerda que diría ‘Tingentera’ entre Melaria y Carteya (junto a Algeciras); pero pocos datos más tenemos de este escritor que cita a Cornelio Nepote; escribió la Corografia o el De situ orbis en tiempos de Claudio y fue utilizado por Plinio Viejo, que lo cita entre sus fuentes, Solino, Marciano Capella, Jordanes...Tenemos noticia del texto desde el siglo VI en Rávena copiado por Rusticius Helpidius Domnulus; el arquetipo de la Corografía del que dependen los demás es el Vaticano Latino 4929, que se remonta a la segunda mitad del s. IX. La primera edición (editio princeps) de la obra de Mela es de Milán, 1471 sucediéndose durante los siglos XVI, XVII y XVIII a cargo de los mejores humanistas hispanos y europeos múltiples ediciones y comentarios.

La obra de Pomponio Mela es la primera descripción en latín del mundo conocido en latín que ha llegado a nosotros. En tres libros, a la manera de un periplo, pero sin cifras ni indicación numérica de distancias, el autor resalta en el proemio la dificultad y aridez del tema a tratar y el esquema general que seguirá: ‘En primer lugar describiré cuál es la forma del todo, cuáles las zonas más importantes, de qué modo está situada y habitada cada una, luego las costas de todas y las riberas según estén en el interior y en el exterior y, según a éstas las penetre y bañe el mar, añadido lo que en la naturaleza de las regiones y de sus habitantes debe ser mencionado’. A partir del capítulo 5 del libro 1 parte del cabo Ampelusia (Espartel) en la costa africana de las Columnas de Hércules (estrecho de Gibraltar), en la entonces provincia de Mauritania y siguiendo las costas mediterráneas en sentido inverso a las agujas del reloj describe Numidia, la provincia de África Cirenaica, Egipto, Asia Menor, el Bósforo, el Ponto Euxino (mar Negro) hasta el Tanais (río Don) que define como límite entre Asia y Europa con el que termina el libro I. El libro 2 sigue la costa occidental del Mar Negro, Tracia, Macedonia, Grecia, Italia, Galia mediterránea e Hispania mediterránea; en este punto y en el mismo orden enumera las islas más dignas de mención desde el Mar Negro hasta las Baleares, que cierran este libro. En el libro 3 el autor continúa por las costas exteriores al Mare Nostrum desde las atlánticas de la Península Ibérica, la de la Galia, las occidentales y septentrionales; en este punto enumera las islas de estos lugares y pasa a las costas asiáticas externas. Puesto que el océano rodea todo (aduce la autoridad de C. Nepote, Hanón y Eudoxo), continúa por las costas africanas, finalizando con las islas Afortunadas (Canarias) y llegando al Cabo Ampelusia donde comenzó. La obra de Pomponio Mela está salpicada de concisas referencias a personajes históricos (Jerjes, Alejandro, Demócrito, Aníbal, Pompeyo, Augusto, Arato, Enio, C.Nepote), pinceladas mitológicas (Leandro, Orfeo, Hércules, Líber, Anteo, Aquiles...) y de noticias maravillosas sobre fuentes, animales y poblaciones.

La obra que tenemos en la Biblioteca de Murcia datada en 1538 en Basilea; no especifica el autor del comentario. No es inusual que se editen y comenten juntos a Pomponio Mela y a C. Julio Solino, puesto que de la prestigiosa imprenta veneciana de Aldo Manuzio, conocida como la aldina, de gran difusión, salió en 1518 una edición que unía, entre otros, a ambos autores.
La autoría corresponde al cosmógrafo y hebraísta Sebastian Münster, según los estudiosos de Mela (Parroni, Roma, 1984, 84, que no pudo consultarla) y de Solino (Fernández-Nieto, Madrid, 2001, 100, que remite a M.E. Milham, 1986). 

Sebastian Münster (Ingelheim, 1489 - Basilea, 1552) fue un humanista y cosmógrafo alemán que escribió una Cosmographia universalis (1544) y que publicó una versión del texto hebreo de la Biblia con su traducción latina. Profesor de hebreo en Heidelberg y Basilea fue rector de esta última Universidad, figurando así retratado en el reverso de los billetes de 100 marcos emitidos entre 1962-1997. Perteneció desde 1505 a la Orden Franciscana.

Los impresores fueron Michael Isingrin y Henrico Petri, quien volvió a editar a Pomponio Mela en 1564. Fue impresor, entre otras, de la edición de Ptolomeo del propio Múnster con 48 xilografías.

Según el título de la portada, comprende la obra de Cayo Julio Solino, Polyhistor, una riquísima enciclopedia de todas las cosas dignas de recuerdo del mundo. A esta obra, a causa de su argumento similar, se añaden los tres libros del De situ orbis de Pomponio Mela; figuran nuevos escolios que ilustran lugares obscuros de ambos autores y mapas de regiones, lugares etc. Se completa con un índice de lugares y palabras de las dos obras. Datada en Basilea, 1538. Antes del lugar y año figura centrada una marca tipográfica: una palmera con la leyenda PALMA BEB. a ambos lados del tronco, todo ello orlado. Para Ioan Bebelium la diseñó Holbein (Augsburgo, 1497- Londres, 1534), el maestro del retrato y pintor de Enrique VIII, diseñador de xilografías y vidrieras, que ilustró a los impresores de Basilea. Lleva dos indicaciones de su anterior procedencia: un sello de la Biblioteca Provincial de Murcia y una referencia manuscrita de la librería de los Franciscanos de Murcia. En el colofón se indica, de nuevo, el lugar de impresión además de los impresores y la fecha (esta vez en romanos): Basileae apud Michaelem Isingrinium et Henricum Petri, M.D. XXXVIII.

En la disposición general tenemos las 22 primeras páginas sin numerar, en las que aparecen en primer lugar el título de las dos obras y sus autores. A continuación una Vida de Solino editada por J. Camers; un índice de los nombres propios que aparecen en las dos obras con referencia a la página y a la línea; una carta dedicatoria a Solino incluida en determinados códices y en la página numerada 1 la obra de Solino, que comienza en esta edición por la carta-prefacio del autor a Advento, y el capítulo 2 ya se refiere a Roma. Ocupa hasta la página 149 con el final del texto en disminución. En la 150 indica los capítulos donde se han colocado los más importantes mapas (capítulo 40 el de África, capítulo 51 el de Asia Menor) y avisa de la inmediata inclusión del de Asia, retocada su costa oriental según los avances de la época, y del de Europa (página 158) tras el principio de la obra de Pomponio Mela que está precedida de unos breves apuntes sobre la época en que pudo vivir y su lugar de nacimiento (páginas 151-152), comenzando el libro I en la página 153. 

Ambas obras se dividen en capítulos subtitulados. La obra de Solino, que cuenta con un solo libro, presenta hasta 70 epígrafes. La de Mela, según la tradición, comprende tres libros. El primero de ellos, con 21 capítulos, termina en la 180 con un mapa de la Laguna Meótide (Mar de Azov). El libro segundo termina con la descripción de las islas Baleares, comenzando el tercero con las costas exteriores de Hispania (p. 209) hasta el final (p. 230) ‘Libri tertii et ultimi Pomponii Melae una cum scholiis finis’.

La primera inicial de cada epígrafe está resaltada en recuadro ornamentado. El texto presenta pocas abreviaturas (& por et; alguna nasalización marcada por virgulilla, quantû, p. 202) y griego cuando es pertinente, p. 206. El cuerpo del texto figura aislado en letra clara redonda y con llamadas voladitas con las iniciales del abecedario de la a-z, usando las necesarias para cada capítulo y, si empieza otro capítulo de nuevo la ‘a’. Las llamadas remiten a las notas explicativas en letra más menuda y similar a la cursiva. En los márgenes aparece una numeración por líneas cada diez:10, 20, 30, 40 sin estar expreso el 50 aunque muchas páginas tienen este número; dicha numeración ayuda a su referencia en el índice general de las dos obras (página 6-20). Junto a cada capítulo figuran primero unas líneas, bajo el epígrafe de escolios, que sumariamente establece alguna precisión (p. 160) o similitudes y diferencias de la realidad geográfica descrita y la de época del escoliasta (p.200). A continuación las notas. Generalmente, las notas son más extensas que el texto y lo rodean (p.218, 219), aunque a veces es el texto el que envuelve a las notas (p. 220), en las que hay continuas referencias, naturalmente, a Solino.

En esta edición, aquí y allá, se adjuntan mapas esquemáticos; por ejemplo, ilustrando la obra de Solino, hay un original mapa sobre la Península Itálica que sitúa al lector en las Alpes mirando al Sur, de forma que Sicilia ocupa el norte del gráfico (p. 23). Ilustra el antiguo Ister (Danubio) con un mapa resaltando la Selva Negra y los lugares germanos, conocidos del comentarista, señalados son iglesias. Otro croquis presenta un mapa general del Caspio (p. 54), uno de Helvecia y otro de Britania. África y Judea han merecido, entre otros, la atención del comentarista. A los continentes también se añaden mapas de Grecia (p.189) y Sicilia (p.195) intercalados en el texto de Mela.

Referencias:
Pomponii Melae De Chorographia Libri tres. Introduzione, edizione critica e commento a cura di P. Parroni, Roma, 1984.
Solino, Colección de hechos memorables o El erudito. Intr. trad. y notas de F.J. Fernández Nieto, Madrid, 2001.

 
  Carmen Guzmán Arias
Universidad de Murcia
 
 


Volver a página anterior
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2017 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.