Biblioteca Digital Séneca

Arquímedes.- De iis quae vehuntur in aqua libri duo
Comentario de
Federico Commandino
Impresor
Alexander Benacius
Biblioteca de procedencia
Universidad de Murcia
Lugar y año de edición
Bolonia, 1565
Contenido

Abrir contenido

Para la correcta visualización debe tener habilitadas las ventanas emergentes en su navegador y tener instalado Adobe Flash Player
Datos complementarios

El autor de este comentario, Federico Commandino, nació en Urbino en 1509. Estudió siguiendo los cánones de esa época, formándose, por ello, en disciplinas de letras y de ciencias; además de conocer bien el latín y el griego, fue un afamado matemático que aplicó sus conocimiento teóricos en la ejecución de distintas obras de ingeniería; por otro lado, estudió en Padua medicina, materia en la que se doctoró y que ejerció durante algunos años. Recibió la dignidad pontificia de Camarero Secreto de manos del papa Clemente VII. Fue maestro de otros ilustres matemáticos italiano de la época, Guidobaldo dal Monte y Bernardino Baldi, que colaboraron con él ocasionalmente en un ambicioso proyecto: recuperar para su conocimiento la obra de los matemáticos griegos más importantes, pues hasta entonces, durante toda la Edad Media, sólo se conocían a través del filtro de las obras de los autores de la Antigüedad Tardía, sobre todo, de Boecio e Isidoro de Sevilla. Este afán le llevó a traducir al latín todas las obras de Arquímedes, que publicó en 1588 con un extenso comentario y que gozó de gran resonancia durante mucho tiempo: al parecer, esta versión fue empleada por Johannes Kepler; hizo lo propio también con el Planisferio de Ptolomeo (Roma, 1562), con los Elementos de Euclides (1572), con las Cónicas de Apolonio de Perge, con los Pneumatica de Herón de Alejandría (Gorbio, 1583) y con la Colección de Papo de Alejandría (1588). Además de esta labor de divulgación de las obras de los matemáticos griegos, fue autor de otras de contenido teórico, centradas en la matemática aplicada: Horologium descriptio (Roma, 1562), De centro gravitatis solidorum (Bolonia, 1562). Murió en la misma ciudad que lo vio nacer, en Urbino, en 1575.

Este volumen recoge la traducción latina de Sobre los cuerpos flotantes, cuyo autor fue Arquímedes de Siracusa (287-212 a.C.), una las figuras más importantes de la ciencia griega, en general, y, en particular, de la matemática. Lo que conocemos de su vida es un conjunto de anécdotas transmitidas por distintas fuentes, pero casi siempre relacionadas con sus pesquisas científicas; a partir de ellas, puede colegirse que Arquímedes conjugaba la especulación matemática abstracta con la ejecución material de artefactos y maquinarias. Sus escritos conservados, según la cronología habitualmente aceptada, son los siguientes: Sobre los equilibrios de las figuras planas, en donde establece los fundamentos de la estática de la palanca, Sobre la cuadratura de la parábola, Sobre la esfera y el cilindro, Sobre espirales, Sobre conoides y esferoides, Sobre los cuerpos flotantes, Sobre la medida del círculo, Arenario, en que describía un sistema para expresar verbalmente cifras muy elevadas, Método, en que, mediante procedimientos ‘mecánicos’ desarrollaba un sistema para hallar áreas y volúmenes. Han llegado hasta nosotros algunos otros escritos suyos de geometría a través de traducciones al árabe y, además, por testimonios indirectos sabemos que trató también sobre cuestiones de astronomía, pero no conservamos los frutos de esa labor.

El tratado traducido al latín en este volumen se convirtió en obra de referencia desde el momento de su publicación (1565), toda vez que, en buena medida, el conocimiento matemático presente en él podía aplicarse en la construcción de distintas maquinarias; estudia los principios de la estática de fluidos y qué condiciones de equilibrio presentan los cuerpos sólidos sumergidos o flotantes en ellos. Su contenido, por tanto, forma parte de la física teórica. Este ejemplar comienza con una epístola dedicatoria al cardenal Ranucio Farnesio de seis páginas: en ella, Commandino señala la dificultad de su trabajo, dado que pudo manejar pocos manuscritos, y la importancia de la divulgación de esta obra de Arquímedes. A continuación, comienza la versión latina, que está acompañada por extensos comentarios y viene ilustrada con representaciones gráficas relativas al contenido, que suman 66: la materia se encuentra organizada, como el original griego, en dos libros, cuyo contenido supuso el nacimiento de la hidrostática, es decir, la parte de la mecánica que estudia el equilibrio de los fluidos. Especialmente importantes son las proposiciones 3-7 que aparecen en el primer libro; en ellas, se encuentra formulado su célebre principio hidrostático: “todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje hacia la superficie igual al peso del fluido desalojado”.

 
  Miguel E. Pérez Molina
Universidad de Murcia
 
 


Volver a página anterior
Inicios | Agradecimientos | Sobre InterClassica | Servicio de notificaciones | Contacto | RSS RSS | Twitter Twitter

Fundación Séneca Universidad de Murcia Campus Mare Nostrum

Copyright © 2006 - 2017 InterClassica - Universidad de Murcia
InterClassica utiliza eZ publish™ como gestor de contenidos.